Con más de 15 años de carrera, los Arctic Monkeys han tenido varias facetas que los han definido en su camino ascendente

Considerada como una de las bandas más influyentes del rock en la actualidad, Arctic Monkeys ha demostrado que nada se les interpone. Su inicio fresco, la evolución, decisiones creativas y su permanencia en la industria musical son algunos de los factores con los que se han ganado un lugar en la historia de la música y, por supuesto, en nuestros corazones.

A lo largo del tiempo, el cuarteto sigue reinventándose sin importar si esto va a gustar o no a sus seguidores. La transgresión hacia lo inesperado es lo que mejor definiría a esta banda, la cual interpone su creatividad por encima de la expectativas, obteniendo resultados exitosos.

¿Qué demonios son los Arctic Monkeys?

“Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not fue el debút de la banda y lo que los catapultó en el gusto de la gente. Con un sonido que renovaba la radio, los originarios de Sheffield comenzaron una carrera llena de expectativas y se volvieron referencia del  nuevo rock que estaba surgiendo.

La prueba del segundo álbum

La agrupación no tardó en crear un nuevo disco y en 2007 lanzaron Favourite Worst Nightmare. El álbum recibió múltiples premios y se consagró en las listas de popularidad. Arctic Monkeys conservaba toda su energía y desbordando actitud. Habían pasado la prueba de fuego, la del segundo álbum.

La influencia de Josh Homme

Arctic Monkeys siguió con una carrera llena de giras mundiales y conforme pasaba el tiempo todos se preguntaban a qué sonaría lo siguiente. Alex Turner y compañía empezaron a producir con el líder de Queens Of The Stone Age: Josh Homme. Así se creó Humbug, álbum donde demostraron cómo se puede cambiar y crecer hacia composiciones más virtuosas.

La evolución a un rock sin rodeos

Suck it and See fue el punto de maduración de Arctic Monkeys. Siguió con la producción de Josh Homme y el ascenso creativo por parte de todos los integrantes de la banda. Se generó un sonido con otra clase de fuerza que hasta en las baladas no resintió su potencia y los conocedores del rock honesto lo estaban aplaudiendo.

AM: la cosecha de combinar

Gracias a la variación de ritmos en su quinta producción de estudio, Arctic Monkeys combinó lo mejor del pasado con el progreso de su futuro hacía un rock puro y convincente. AM asentó la aspiración de la banda a crear clásicos y consolidar su rock auténtico.

El regreso sorpresivo

El año pasado, Arctic Monkeys volvió luego de cinco años de ausencia con una producción inesperada: Tranquility Base Hotel & Casino, sorprendiendo a todos sus fans con un cambio radical. El disco se distingue por atmósferas tranquilas que se basan en en el protagonismo del piano y ha sido definido como un pop espacial con matices interesantes.

Este 2019 marcará el regreso de Arctic Monkeys a nuestro país. El 22 de marzo, en Monterrey, como parte del Festival Tecate Pa’l Norte y dos días después en el Foro Sol de la Ciudad de México. ¿Te vas a lanzar a alguno de sus shows?

Comentarios

Comentario