El consumo de música se ha inclinado a las plataformas musicales vía streaming, las cuales han crecido sin medida

En 2008 Spotify comenzó a prestar servicio como plataforma de un sistema apenas conocido, pero que acabaría cambiando el negocio musical: el streaming.

En aquellos días los formatos físicos eran los ganadores, representando casi el 80% de los ingresos mundiales por música. Esto cambio con la llegada de servicios de streaming musical como Spotify, que actualmente cuenta con un catálogo de 40 millones de canciones y podcats, 180 millones de usuarios y 17 millones de años escuchados.

Un estudio estadístico de Expansión y Statista muestra que el panorama musical es completamente diferente en la actualidad en comparación con el de hace 11 años:

El consumo de música vía streaming representó el 40% de los ingresos mundiales de música el año pasado, lo que lo convierte en la mayor fuente de ingresos para la industria musical, esto según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica) IFPI.

Estos datos nos muestran que el streaming dominará el mercado musical en el futuro, esto gracias al gran abanico de opciones que ofrecen a los consumidores y la gran facilidad para acceder a ellos.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Comentario