Los Espíritus hechizaron a su público tapatío con su atmósfera sugestiva, composiciones hipnóticas y lo mejor de su historia

Desde Argentina nos visitaron Los Espíritus y vaya que tenían ganas de hacer bailar y cantar a los tapatíos que nos dimos cita este sábado en el C3 Stage.

Para comenzar la noche, Felipe el Hombre se encargó de entonar al público con ritmos desde el boogie, muy a lo “Canned Heat”, el rock and roll y hasta un poco de stoner ligerito. Una propuesta nacional con un sonido refrescante y especialmente con idea.

Debo confesar que cuando me asignaron este evento estaba un poco renuente, siempre estoy abierto a nuevas bandas y sonidos, pero de alguna manera el reggae tradicional, en especial en español, me resulta muy cansino; qué equivocado estaba al encasillar a Los Espíritus en un género en particular tan a priori. 7 músicos tomaron el escenario y en media canción me tenían atrapado.

La audiencia era una mezcla entre hipsters, rastas, asistentes regulares de los bares de Chapu, metaleros, gente en muletas y personas de la tercera edad acompañando a jóvenes menores de 20 años. La gran virtud de Los Espíritus es su diversidad de géneros y lo sólido de su sonido, del funk al progresivo, pasando por el rock, reggae hasta ciertos toques de rockabilly.

Con sus casi 10 años de trayectoria y 3 discos en su haber -los cuales traían en vinil para su venta y que agradecí demasiado-, Maxi Prietto y compañía nos dieron un recorrido a través de su historia, incluido su nuevo material Agua Ardiente. Entre guitarras eléctricas y acústicas, batería, congas, timbales, maracas y cabasa fueron creando un ambiente lleno de atmósferas y ritmos que nos hacían bailar y querer más cerveza -inclusive los que no éramos conocedores de la banda eventualmente terminamos cantando y coreando cada canción-.

Casi 2 horas de espectáculo fueron suficientes para demostrar que Latinoamérica tiene aún mucho que demostrar y que las grandes leyendas del cono sur han sido pilar importante en la evolución musical de todo el continente, sin embargo las nuevas propuestas están ahí y lo están haciendo muy bien. Es una verdadera satisfacción encontrarse con bandas tan auténticas, que no suenan a lo mismo que el montón y en especial un aplauso para los promotores que se están aplicando en traer más propuestas a una ciudad ávida de música.

Txt:  Ernesto Padilla // @jepchinas

Img: Marte Merlos  // @campomartec

Comentarios

Comentario