El músico y productor argentino Gustavo Santaolalla presentará en el Conjunto de Artes Escénicas el espectáculo más personal de su carrera

Basta con lanzarle una simple pregunta a Gustavo Santaolalla para liberar a una bestia de su jaula. El músico conocido por proyectos como Arco iris, Bajofondo, Wet Picnic o Soluna ha vivido tanto en los últimos 66 años que puede contarte en menos de 30 minutos la historia del rock de la Argentina en los años 70, el surgimiento del punk en Estados Unidos o el nacimiento emblemas de la cultura actual mexicana, como Café Tacvba o Alejandro González Iñárritu. Todo lo tiene tan fresco como si lo hubiera vivido el día de ayer.

“Este chico lleva la música en el alma”

La música siempre fue parte de la vida de Santaolalla. Cuando estaba en el jardín de infantes fue director de una banda ritmica. De esas en las que los niños tocan el triángulo y la pandera, mientras que la maestra los guía con el piano. A Gustavo le tocó pararse en un podio con la batuta. “Una señora le dijo a mi madre “este chico lleva la música en el alma, cultívelo”, así que mi me mandó a estudiar guitarra desde los cinco años”.

Sus padres eran ávidos consumidores de discos, un hábito que comenzó a practicar después de los 10 años, cuando compró con su propio dinero el G.I: Blues de Elvis Presley y el primero de Los Teen Tops, con Enrique Guzmán.

¡Me volvían loco Los Teen Tops! Recuerdo que cuando tenía 13 salieron Los Beatles. ¡Se acabó el mundo! Me dije “esto es lo que quiero hacer, me quiero dedicar a esto.

Vivir en Argentina y no comer carne

Cumplidos los 18, luego de sacar su primer disco con Arco Iris en donde Gustavo Santaolalla ya empezaba a ejercitar trucos de producción, grabando cintas a la mitad de la velocidad y después pasándolas a otra, tuvo sobre la mesa todas las tentaciones que uno se puede imaginar. Sin embargo, junto a su banda, llevaba una vida disciplinada y monástica.

De chico siempre quise ser sacerdote, siempre tuve un enganche con el mundo espiritual muy fuerte y lo tengo hasta el día de hoy aunque me separé de la iglesia católica por un conflicto filosófico pero siempre seguí buscando y de ahí fue donde se arma este grupo. Ayunaba una vez por semana, no comía carne, no bebía alcohol, no tenía sexo, aprendí a transmutar la energía. En aquella época era muy raro, no existía la palabra vegetariano, ¡imagínate lo que era vivir en Argentina y no comer carne!

Un punk llamado Gustavo Santaolalla

En el marco de un momento difícil y de represión en Argentina, Santaolalla decidió viajar a Estados Unidos como un muchacho que deseaba cambiar el mundo con su música. Algo que en la actualidad sigue pensando pero desde otro color. Sin embargo, sufrió un desencanto. “Todo lo que había sido Woodstock se había corporizado y las bandas que tocaban eran Boston, Kansas… unas cosas que para mí eran totalmente carentes de esa cosa contracultural que tenía nuestra música”.

Pero justo en ese momento los Six Pistols se separaron en San Francisco y de cada garage de Estados Unidos empezaron a salir bandas de punk. Se generó un movimiento contestatario y Gustavo se sumó a eso creando Wet Picnic.

Solo eran tres acordes pero lo importante era la esencia de lo que era originalmente: el rock fue tomado por los jóvenes como la música folclórica que habían elegido para expresar su insatisfacción con el sistema.

“Me siento un poco mexicano”

Cuándo Gustavo Santaolalla pisó tierras aztecas por primera vez se encontró con algo que lo hizo recordar a lo que había pasado en Argentina. “Se fractura el PRI, surge el PRD, se levanta la prohibición del rock en la Ciudad de México, aparece TV Azteca… surgen Las Insólitas Imágenes de Aurora, que después se convierten en Caifanes, La Maldita Vecindad, después Café Tacvba y yo me zambullí ahí con todo”.

Gustavo siente una relación muy fuerte con México. Desde sus trabajos con Alejandro González Iñárritu, El Libro de la Vida con José Gutiérrez y más recientemente con Guillermo del Toro en el músical del Laberinto del Fauno. Claro, sin olvidar lo hecho con Café Tacvba, La Maldita Vecindad, Molotov y Julieta Venegas.  

El otro día me ocurrió una cosa extraordinaria, que estábamos en una reunión en México y de pronto apareció “Pachucho” (tararea el intro) y te fujo que no sabes cómo sonaba, como suenan esos discos, ya hace años que no lo escuchaba y me pegó muy fuerte.

Desandando el camino

Para Gustavo Santaolalla, Desandando el Camino, espectáculo que presentará en directo el próximo 27 de septiembre en la Sala 2 del Conjunto de Artes Escénicas en Guadalajara, es el más personal de su carrera. “No tengo ninguna banda, ningún intermediario, soy yo con mis canciones y unos músicos increíbles que me acompañan pero no estoy protegido por Bajofondo, ni Soluna o Arco Iris”.

Santaolalla siempre ha mirado hacia adelante, buscando nuevos desafíos y riesgos. Ha pasado de ser artista a productor. De productor a músico de películas. De músico de películas a músico de videojuegos y ahora hace musicales.

Nunca miré para atrás, nunca trabajé con la nostalgia, pero me llegó un momento en el que tuve necesidad de parar y mirar un poco cómo es que llegué hasta acá y decidí hacer un recorrido de mi vida a través de las canciones que me acompañan desde muy chico.

Para el argentino es una experiencia linda darse cuenta que tiene un público muy heterogéneo. Gente que conoce sus principios o por sus producciones. Otros lo ubican por la música de sus películas y ahora un montón de jóvenes por The Last of Us. “Es muy interesante en los conciertos que he hecho hasta ahora ver a un público muy mezclado, que probablemente conocen un algo de lo que voy a tocar pero la mayoría no conocen todo. Al final se acercan a ver al artista, a Gustavo Santaolalla”.

Gustavo Santaolalla no para

Por si fuera poco, el nacido en El Palmar de Buenos Aires tiene una lista de proyectos en puerta que parecen interminables. Entre ellos, él mismo destaca la música para un documental sobre la vida de su amigo Eric Clapton; un concierto en Hungría con la Orquesta Filarmónica en el que tocará composiciones que ha hecho para la pantalla grande; su gira por Latinoamérica; el próximo disco de Bajofondo que “está en cuartos de final”; la música para la continuación de The Last of Us; y algunas series de televisión, como la quinta temporada de Jane the Virgin, la segunda de Making a Murderer y la nueva fase de Narcos, con México como protagonista y su amigo Diego Luna en el reparto.

¡Tenemos boletos para el concierto de Gustavo Santaolalla en el Conjunto de Artes Escénicas!

Para participar y llevarte los tuyos, solo tienes que seguir los siguientes pasos al pie de la letra.
El músico argentino Gustavo Santaolalla ofrecerá una presentación en la Sala 2 del Conjunto de Artes Escénicas el 27 de septiembre.
Lo primero que tienes que hacer es ir a nuestro Instagram (@conciertosgdl) y seguirnos.

Luego comparte esta entrevista en tu Facebook o Twitter y etiqueta a Conciertos Guadalajara (@conciertosgdl) en tu publicación o tu tuit. En cualquiera de los dos casos, tu perfil debe ser público (de lo contrario no podremos ver tu post y no te tomaremos en cuenta).

Después contesta las siguientes preguntas (las respuestas están en la entrevista de arriba):

  • ¿Qué banda volvía loco a Santaolalla?
  • ¿Cuál fue la banda punk que Santaolalla fundó en 1982?
  • ¿Cuál es el nombre del espectáculo que presentará el 27 de septiembre en nuestra ciudad?

Envía un correo a promociones@conciertosguadalajara.com.mx con el asunto Gustavo Santaolalla. En el cuerpo del correo escribe tu nombre completo, una captura de pantalla de tu publicación o tu tuit, tu usuario de Instagram y las respuestas a las preguntas anteriores.

Elegiremos cinco ganadores de manera aleatoria. Cada uno se llevará un pase doble para el concierto de Gustavo Santaolalla este 27 de septiembre en Conjunto de Artes Escénicas.

Los ganadores serán contactados vía correo electrónico. Además, en esta entrevista agregaremos la lista de afortunados, mañana antes de mediodía.

¡Corre y participa!

Ganadores:

Edgar Daniel Vargas Diaz

Antonio Raúl García Gutiérrez

Fernando Barragán Franco

José Luis Vega Hernández

Leonardo Alexis Cazarez Guzmán

Comentarios

Comentario