Como parte de la gira para promocionar su quinto álbum, The Far Field, Future Islands llegó a Guadalajara por primera vez este martes para dar un concierto en el que la energía desmedida del frontman del grupo, Samuel Herring, fue la protagonista de la noche. El C3 Stage prácticamente se llenó de gente ansiosa que solo esperaba una cosa: ver a Herring bailar como si no hubiera un mañana. Y no cabe duda que al finalizar el concierto, todos y cada uno de los asistentes terminaron más que satisfechos.

La banda que se formó en Carolina del Norte hace más de una década saltó al escenario exactamente a las 10:30 p. m. con “Ran”, de su más reciente disco de estudio. El bajeo de William Cashion que se tambalea entre la obscuridad de Joy Division y lo bailable de New Order transformó el lugar en una pista de baile ochentera junto a los rifs de teclado de Gerrit Welmers. Siguieron “Beauty of the Road” y “A Dream of You and Me” (sin dudas uno de los mejores tracks de su producción de 2014, Singles) mientras Samuel se daba golpes en la frente y el pecho con el puño y se movía de un lado a otro con la agilidad y fiereza de un felino.

El hombre de 34 años de edad, que tiene apariencia de cualquier cosa menos de cantante de una banda de rock o rapero (tiene un proyecto alterno de hip hop llamado Hemlock Ernst) estaba bañado en sudor y ni siquiera había llegado a la mitad del show. Su entrega y energía a la hora de interpretar no tiene comparación. Entre otra de sus curiosidades (por así decirlo), el líder de Future Islands se encargó de presentar todas y cada una de las canciones que el grupo tocó. Un detalle “muy interesante pero muy extraño”, citando a nuestra crítica musical favorita, que al final de cuentas habla mucho sobre el compromiso de un hombre al darlo todo en el escenario.

Temas de sus otros trabajos discográficos, como “Walking Through That Door” y “Balance”, respectivamente del In Evening Air On the Water, también estuvieron presentes para el deleite de un público que, al igual que Herring, no paró de bailar. Y es que Future Islands es una de esas bandas que no te debes conformar con solo escuchar a través de un disco Hay que verlos en vivo para ver la manera en la que Samuel le exprime todo el jugo a sus canciones con sus pasos endemoniados y voces guturales.

Para finalizar la noche, Future Islands rompió con el baile y nos llevó a los inicios de su carrera con el calmado y relajante “Little Dreamer” de su primer álbum, Wave Like Home. Este guiño provocó que sus fans se volcarán hacia ellos en aplausos y ovaciones, en un momento lleno de emotividad.

Img: Arturo Álvarez // @coneado

Txt: Daniel Rincón // @LamesadelRincon

Comentarios

Comentario