Después de dos años, Enrique Bunbury lo hizo de nuevo. Así se vivió su segunda noche en el Auditorio Telmex presentando Expectativas

Los boletos estaban agotados. Como si se tratara de una tradición, todos se pusieron de pie para recibir al español y no se sentaron hasta finalizar el concierto. Sin embargo, no era el mismo que Guadalajara vio en 2016. Esta vez era un Bunbury renovado. Vestido completamente de blanco, al estilo de Elvis Presley.

Musicalmente hablando, con Expectativas, su séptimo disco de estudio. De este, precisamente se desprendieron las primeras canciones de la noche. “Supongo” (a manera de intro en una versión instrumental), “La ceremonia de la confusión” y “La actitud correcta”. Desde el inicio demostró esta nueva cara en la que convergen lo digital y lo analógico.

Los Santos Inocentes, su fiel banda que lo acompaña desde los tiempos del Hellville de Luxe (o sea, hace 10 años), en encargó de que estos y todos los temas nuevos sonarán con una fidelidad exacta a las versiones grabadas en el álbum.

Otro de los detalles novedosos fue la incorporación de Santi del Campo y su saxofón a las composiciones de los discos pasados de Bunbury que se escucharon la noche del jueves en el Auditorio Telmex. Por ejemplo, “El rescate”, una de todas las que fueron coreadas hasta el el desgaste de la voz por los tapatíos.

En la mayoría de sus intervenciones, Bunbury se limitaba a agradecer la entrega de sus fans. Empero, en un par de veces tomó el micrófono para decir unas cuantas palabras. Las primeras para presentarse y dar la bienvenida; para dar un salto hacia atrás, “hacia la prehistoria” con “Héroe de leyenda”, de su época con Héroes del Silencio; y en tercer lugar para presentar “En bandeja de plata”.

“Sabemos que este año tienen unas elecciones. Muchos amigos nos hablan preocupados si por cuál votar o por cuál no. A mí me dijeron que los extranjeros tenemos prohibido inmiscuirse en la política nacional. No diré nada, prefiero cantárselos”.

Un par de temas (de los Héroes del Silencio) después, Bunbury y Los Santos Inocentes dejaron el escenario y, después que el público pidiera con desesperación su regreso, volvieron con un encore que se caracterizó por ritmos más alegres y bailables. “De mayor”, “El extranjero”, “infinito” y “Sí” sonaron una tras otra. Al final llegó “Lady Blue”, la cual también sorprendió con su versión distinta y embellecida con el sonido del saxofón. “La constante”, de Expectativas, fue la elegida para despedirse como ha sucedido en casi todos los shows de su gira actual.

Img: Noé Blanco // @NoeBlancoPhoto
Txt: Daniel Rincón // @LamesadelRincon