La noche del 7 de febrero en C3 Stage generó mucha expectativa al saberse del regreso oficial de Clondementto

Desde el 2010 no se sabía nada de ellos. Cada uno tomó caminos diferentes. Justo cuando vivían en el mejor de los momentos musicales y que apuntaban a una carrera en ascenso. De repente se esfumaron y dejaron un vacío en la música hecha en Guadalajara y nacional. Se había ido Clondementto y tomó a todos por sorpresa.

El show inició puntual, a las 9:00 con The Melting Walls, un ascendente y muy interesante proyecto nuevo de Guadalajara. Rock lleno de psicodelia que, a pesar de tener poco de haber visto la luz, ya se ganó un buen fanbase que incrementa con cada presentación. Iniciaron con temas de su disco debut en lo que terminaba de llenarse el lugar, que se notaba tendría buena entrada.

Los siguientes en tomar el escenario fue otro power trio con trayectoria en la ciudad y su circuito más pesado. Dog Union, con su sonido implacable: hard rock directo de los amplis. La gente comenzó a prenderse más con los riffs de Dog Union y la voz inconfundible de Rob, su vocalista. Interpretaron temas de su EP debut, The Blind Dog Incident y algunas canciones nuevas. La banda lo hizo muy bien y la gente le respondió entusiasta y headbangera.

Por fin, el acto esperado de la noche. El regreso de Clondementto. A las 11:30 se pararon en el escenario Iram, Kello y Jorge, ahora acompañados en la guitarra por Damián García (Demoniaco Caín, Don Sr) para complementar el cuarteto. La banda abrió con “Pretérito Intestinum” de su legendario Penthouse Bacteria, ahí la gente ya había llenado el Roof Top del C3 y reaccionó coreando de inmediato al igual que la canción que le siguió: “Quirófano Cocktail”, también del Penthouse.

Clondementto continuó casi sin pausa entre canción y canción

Parecía que querían tocar todas sus canciones. Después de 8 años fuera de los escenarios supongo que es una necesidad intrínseca y básica. Continuaron con “Funhouse in Speccia” y “Crónicas de Spantto”, ambas de su segundo y último disco Carnival Complexia.

La gente estaba volcada cantando prácticamente cada tema. Jamás fueron olvidados y los más sorprendidos era los propios Clondementto sobre el escenario. La noche siguió con esa música ansiosa. Canciones como “Antagonnista” y “Sexy Puzzle Mafia”, además de la obscura y jamesbondesca: “Desahogo 1.2”, un clásico de su discografía.

El show pintaba para durar más de una hora y Clondementto aún se aventó “Uzumaki Ride”, “Anaklasis Hipotermic” y “Polichinella”. Los solos de Jorge en la batería y luego Kello en el bajo trajeron el momento de la improvisación como un regalo en respuesta al ambiente generado. También fueron tocadas “Infantino”, “Techno Zombie” y, antes del final, la más esperada: “Germen”. Si, así de chingón.

Ya para cerrar y con una notable satisfacción por la respuesta de la gente en C3 Stage, tocaron “Romance Otoñal”, esa balada torcida también incluida en su disco debut. Así terminó una noche perfecta de amigos. Regresos de ultratumba y frenética paranoia musical.

Txt: Aldher Ruelas // @mamasan
Img: Daniel Rincón // @LamesadelRincon