El fin de semana de “terror” tuvo el timing perfecto para la presentación de Jonáz en Circuito Indio. Esta vez la cita era un poco mas temprano -si es que existe “temprano” para iniciar la fiesta- en C3 Rooftop.

Los que iniciaron fueron el proyecto del tecladista de Hello Seahorse, Burgos, con su proyecto Burghost de música electrónica. Ellos se encargaron de calentar el ambiente con sus bytes. Algo nuevo que habrá que seguir de cerca para ver cómo evoluciona su propuesta. El show comenzó temprano y por unos 40 minutos se extendió en lo que terminaba de ingresar la gente.

Poco después de las 9:30 p. m. inició Jonáz interpretando canciones de su más reciente producción, titulado Mi Primer Disco, que en realidad sería el tercero de A Band of Bitches, pero el primero sin la máscara.. o algo así. El punto es que con toda esa actitud regia y sonidos del noreste pusieron el ritmo con canciones como “Netflix and Chill”, “Uh la la” y “El Diablo Güero” -esta última del soundtrack de la película “Desierto”-.


El audio sonaba de poca y Jonáz ya había invitado a todos a la pista. Muy pocos se encontraban en el rincón o sentados, la mayoría ya nos habíamos acercado al escenario para interactuar con la banda del regiomontano. Algunas viejas caras conocidas (como Eddie, ex tecladista de Jumbo) y otros básicos de calidad, con reciente desenmascarada -literal-.

La lista de éxitos siguió por la discografía de A Band of Bitches que conocíamos todos, como es la infaltable de todas las fiestas de mirreyes y roadtrips a la playa: “Noreste Caliente” que puso a bailar a todos para terminar mezclándola con el clásico popular “Micaela”, en una versión que iba tornando más y más death metal (?). Sí pasó eso, se los juro.

La versatilidad de los músicos enriquece el show, el ejemplo claro fue la oda a la cultura redneck llamada “Cocodrilo al Carbón” donde pudimos ver al guitarrista tocar una cigarette box guitar con un slide muy al estilo del Mississippi o cuando se puso a tocar el bajoquinto como lo hacen los grupos norteños. En fin, un desfile de ritmos y sonidos que no paraban de sorprender a los que pudimos asistir esa noche.

Como todas las presentaciones del Circuito Indio, la duración no es precisamente extensa pero sí suficiente para que los artistas hagan un show bueno y concreto con la gente de cerca. Quizá eso lo captó bien Jonáz y nos regaló una canción de su otro exitoso proyecto, obviamente me refiero Plastilina Mosh, el tema elegido fue “Pervert Pop Song”, el cual fue coreado en automático.

La presentación duró una hora más o menos, ya cerca del final pudimos escuchar “Picosa”, otra gran canción y para cerrar y dejar la fiesta hasta arriba interpretaron “Sonido Poposho” ambas del último disco también. Así los regios se despidieron del público de Guadalajara dejando un buen sabor de boca, incluso, porque se tomaron el tiempo de bajar del escenario a convivir con la gente de cerca.

Más noches así de Circuito Indio, más días donde las bandas estén cerca de la gente y escuchando muy bien. No fue una noche brujas donde se ponen máscaras, fue más bien una donde se la quitan y podemos ver la cara de quien nos entretiene y nos pone a bailar, con sonido agropecuario o cumbia, con mambo o bossa, incluso quien nos pone a bailar con pop… aunque no sea del peligroso.

Txt: Aldher Ruelas // @mamasan
Img: Analy Jiménez  //@analyjm