Esta vez ver a Zoviet y a Qbo juntos fue un ejemplo de una exitosa noche de Circuito Indio donde se cumplieron todas las expectativas de lo que es una gira con esas ambiciones.

Eran las 11 de la noche cuando inició Zoviet en el escenario para calentar el ambiente en el C3 Rooftop. Con una gran entrada y buena respuesta la gente recibió a esta banda que tiene base en Los Angeles. Potente sonido de dos guitarras y batería que, con un sonido clásico del rock, calentaron y prendieron a la gente que se había dado cita esa noche.

A pesar de que la banda se presentó como un trío de dos guitarras y batería (quién sabe por qué no había bajista esa noche) Zoviet, sonó como un tren imparable interpretando algunos de sus temas lanzados como “Monocromático” y “Dame Más”. La gente conocía poco de ellos pero sin duda reaccionó con la potencia de sus guitarras y carisma en el escenario. Una buena sorpresa sin duda, su presentación duró poco menos de 40 minutos pero fue suficiente para dejar lista a la gente para Qbo.

Después de su intro con una vieja canción de Chuck Berry, Qbo ya estaba listo en el escenario. Quizá no hacía mucho que los habíamos visto en Guadalajara pero esta vez era especial pues venían como parte de la gira de Circuito Indio.


Qbo abrió con “Romper Recuerdos”, tema de su más reciente disco, para que la gente reconociera de inmediato el sonido pesado muy a la nu metal de esta banda. El audio era muy bueno en general y se podía apreciar a los capitalinos cómodos en el escenario y felices por la respuesta de la gente de diferentes edades disfrutando el show.

La banda siguió con canciones de su discografía -que ya suma 6 discos en su carrera… feel old yet?-; “Desvanecer”, “Anclas” y más temas de su más reciente material como “Sigue”. La voz y habilidad de Toño Ruiz se mantiene en gran forma, un gran músico con amplia trayectoria en nuestro país, además como productor, quien completa la alineación actual de Qbo con Tarro en la batería y Lu en el bajo, haciendo una sólida y potente base rítmica.


El espectáculo continuó por alrededor de una hora en el Rooftop. La gente no dejó de corear clásicos como “No más”, quizá la más esperada junto con “Fantasma”. Para mí era la primera vez que veía a la banda en un escenario pequeño y con esa posibilidad de contacto con la gente, no me defraudaron por la manera en que se entregan a la gente.

Me queda claro que Qbo es una banda para verse en vivo, lo impecable de sus producciones que hacen muy accesible a cualquier oído, contrasta de buena manera con la fuerza que suenan en el escenario. Guitarras muy potentes y una demoledora base rítmica sobre la que Toño canta sus melodías vocales.

Txt: Aldher Ruelas // @mamasan
Img: Daniel Rincón // @LamesadelRincon