Sábado rigorista de Circuito Indio; ya saben, cerveza amigos y rock, esa noche Mexican Dubwiser para mover el cuerpo de manera delicadamente reventada y Líber Terán, para echar un zapateado gitano místico.

Estaba ya, el C3 Rooftop calientito por el ambiente pachanguero que puntualmente llegó a la hora pactada, salieron al escenario los comandados por Líber Terán, de inmediato se convirtió en un cotorreo western, al más puro estilo del viejo oeste, nada más faltaban las bolas de paja que rebotan con las espuelas de las botas, unos cuantos caballos afuera y el ambiente hostil de una cantina de esas épocas tan características, en este caso era lo contrario, Terán con su amistosa personalidad invitó al público a bailar, quieres no dudaron en hacerle segunda, sacaron los sombreros y se prendió  el respetable.


Con toda la onda misteriosa y místico, Líber y compañía ejecutaron un singular show, canciones como “La Sombra”, “El jardín ideal”, “Antihéroe”, “Don’t have to be”, “El perro negro”, entre otras, hicieron a uno situarse en medio de un duelo de vaqueros mientras te leían el futuro los gitanos.

Conforme el show fue avanzando, el ambiente también crecía acompañado de las ganas de bailar con unos sonidos más electrónicos, de los que trae el proyecto de Marcelo Tijerina.


Era el turno de los Mexican Dubwiser, Marcelo salió con su saco de piloto, con unas franjas con los colores de la bandera mexicana, acompañado con un par de vocalistas, ya parecían listo para volar y darle un viaje a los reunidos en el venue, de inmediato comenzaron a sonar sus ritmos cumbiancheros con pinceladas  y bases electrónicas, el público en un dos por tres comenzaron a mover el bote y los que estaban sentados, se pararon a bailar.

“Lecture me”, “El mexicano perdido”, “Drinking”, entre otras canciones, sonaron para hacerle el honor a la gente que tenía ganas echar bailazo hasta el último segundo.

Txt: Carlos Mora // @Carl_Mora19
Img: Daniel Rincón // @LamesadelRincon