Este 19 de agosto Café Tacvba regresará a Guadalajara para hacer su primer show solos en el Auditorio Telmex después de casi 10 años

Pareciera que el rock dejó de ser esa herramienta con la que algunos artistas nos hacían pensar y cuestionarnos. Las nuevas generaciones se inclinan por competir, por tener más likes y la música ya es parte de ese lenguaje. ¿Cuál género es mejor que el otro, cuál canción está más chida o cuál es la banda más importante? ¿Quiénes somos para contestar esas preguntas… ni siquiera Café Tacvba, un grupo que juega un papel protagónico en esta historia, tiene la respuesta.

Con 27 años de existencia, Rubén Albarrán, Emmanuel del Real, Enrique y José Alfredo Rangel acaban de editar Jei Beibi, su octavo disco de estudio, que será presentado el próximo 19 de agosto en el Auditorio Telmex de Guadalajara, un venue en el que no habían tocado solos desde 2008. Esta es la plática que tuvo Conciertos Guadalajara con Quique y Meme acerca de todos estos y más temas que giran alrededor de “Cafeta”.

El disco salió hace casi dos meses, han tenido tiempo suficiente para verlo desde otra perspectiva, ¿qué opinaban de Jei Beibi antes de su estreno y qué opinan de él ahora?

Quique: Sigo escuchando la música de Jei Beibi, no de poner el disco sino en ocasiones como la firma de autógrafos que tuvimos el viernes y lo están tocando, y lo vuelvo a valorar: me gusta y me sigue sorprendiendo algunos de los lugares a donde llegamos y algunas de las propuestas de mis compañeros como la primera vez que las escuché.

También me sorprende lo diverso que es este disco y sigue sigue vigente desde el primer  día que empezamos a trabajar en las canciones, que se vislumbraba que iba a ser un disco diverso. Hay varias cosas que nos ayudan a entender o reconocer qué es lo que hicimos en ese esfuerzo creativo, que muchas veces es inconsciente. Tiene que ver más con las capacidades de ese momento y las necesidades creativas.

Jei Beibi tiene un espectro de sonidos muy amplio, más que El Objeto…, por ejemplo ¿cuáles fueron sus influencias en este nuevo material?

Meme: Creo que son diferentes factores. En una medida, en este proceso influyó de manera importante Gustavo (Santaolalla) como siempre lo hace, pero en esta ocasión llevó estas ideas a más. También pienso que leyó algo que había que contrastar y aprovechó las herramientas que tenía en el estudio para poder enriquecerlo. Entonces, cuentan las influencias de Gustavo o la influencia que tiene para que nosotros confiemos y deleguemos en esta proporción en la que siempre trabajamos y colaboramos. Me sorprende más reconocer el espectro musical que aparece en el disco sin haberlo planeado así.

¿Hay influencias? Seguramente, como siempre. ¿Específicas? sí, pero tendría que buscarlas. A veces, durante el montaje de canciones, hacemos ejercicios y tratamos de que algo suene como si fuera de fulano, de tal género, de tal época o tal disco. Nunca decimos “tiene que sonar así” porque entonces sería limitar mucho el resultado. Nada mejor que estar lleno de influencias para poder hacer contrastes y diversidad de ideas que resulten en música. Pienso que hablará más el registro de lo que se pueda escuchar que lo que se puede explicar.

Cada disco de Café Tacvba ha representado un momento en la historia de la banda, ¿cuál es el momento que refleja Jei Beibi?

Quique: Me da la impresión que refleja el momento en el que nos reconocemos como personas de edad adulta que hemos asumido la vida de familia, los cuatro hemos sido padres (y bien padres, dice Meme). Lo siento muy manifiesto en el disco. También veo que a nuestra edad ha habido pérdidas y ya no es solamente es la ausencia del ser amado porque no nos quiso, sino también la ausencia de esos seres queridos que hemos perdido porque la vida sigue su curso.

Siento que es un momento en el que los cuatro reconocemos a Café Tacvba como esa posibilidad de cuestionarnos esta vida en un momento en el que la gente habla sobre el reconocimiento que tenemos como artistas del rock pero en un momento en el que el rock parece ser que no le interesa a nadie. Esto no quiere decir que influye en nuestra forma de crear pero creo que somos una entidad que, al hacer un disco como este, estamos planteandonos reconocer quiénes somos.

¿Este es el mejor Café Tacvba de los últimos diez años? Lo pregunto así porque fue hace casi una década la última vez que hicieron un Auditorio Telmex en Guadalajara ustedes solos.  

Meme: Uno casi siempre piensa que está en su mejor momento. Pasados 10 años de esa presentación tendría que habernos visto y vernos en agosto para saber cuál me gusta más. Cada versión es única y tiene que ver con algo muy personal. Somos un grupo que ha aprendido muchas cosas y a nivel escénico; estoy convencido que estamos musicalmente mejor que nunca. Pero igual, de acuerdo a hace 10 años, era lo que podíamos hacer y lo que la gente podía esperar.

Para mí lo fantástico es pensar que han pasado 10 años y que aquí seguimos. Cuando cumplimos nuestra primera década era toda una historia. Es mucho lo que ha habido entre nosotros, el crecimiento de toda la generación que nos escuchaba en ese momento, probablemente muchos ya no van o algunos tienen hijos y no pueden ir. Es interesante y eso hay que apreciarlo y aquilatar todo el tiempo.

En estos 27 años de carrera les ha tocado estar en muchas etapas de la industria; cuando estaban las disqueras, cuando las bandas de rock no salían en la tele, ahora que la imagen en las red es sociales tiene más peso que estar en un sello… ¿cuál ha sido su momento favorito?

Quique: Te puedo decir que esta no es la mejor etapa. Nosotros vivimos una etapa en la que, aun dentro de un contrato discográfico, manifestamos nuestra independencia. Había veces en la que los ejecutivos o las personas que tomaban las decisiones sobre nuestro trabajo se declaran incompetentes y decían: “mejor ustedes nos dicen cuál es la canción que tiene que ser sencillo…” o a veces nos decían: “acabo de mandar su disco a Chile o Colombia y quieren que vayan para allá, vamos a ponerle un presupuesto de promoción”, aceptamos porque eso era lo que queríamos, que hubiera más gente que nos escuche.

En retrospectiva es más fácil valorar algunas de las cosas que tenían las compañías disqueras. En este momento, con una computadora puedes grabar un demo de una excelente calidad o hacer un disco pero antes había un embudo en donde alguna de las propuestas sobrevivían o no. En otras ocasiones simplemente ver si éramos capaces de aguantar, si realmente queríamos hacer esto o no y quizás eso fue lo que nos llevó a que pudiéramos sobrevivir en ese sistema.

¿Café Tacvba es la banda más importante del rock mexicano?

Meme: Me parece que es increíble que pueda haber una conversación al respecto, como en todo, como el deporte, hay confrontación de ideas. Obviamente uno quisiera ser el mejor o tener la mejor música posible. Siempre intentas tener la música que pueda conectar, pero sobre todo que pueda conectar con uno mismo y con el grupo, si te puedes traducir bien en tus ideas, emociones y cuestionamientos, si el grupo lo acoge y lo lleva a ser parte del proyecto, si funciona artística y creativamente.

Me considero afortunado por seguir haciendo lo que hago con mis compañeros y creo que así nos sentimos, ese bienestar se traduce, así como la fricción y tensión, el malestar e irritación. Tampoco es de “no, cómo crees yo jamás he pensado…” porque sí, uno quisiera ser exitoso porque también hay que pensar en términos prácticos; si te va bien pues vas a tener más shows, vas a tener más trabajo, vivir de una manera que, tal vez equivocada o acertada, me dé algunas cosas que ahora disfruto, mi familia, mis hijos… porque dedicarle tanto esfuerzo, emociones y órganos físicos  a algo que no te va a dejar nada pues sería un tarado. Entonces más nos vale que algo de esto si funcione, primero en el sentido creativo y si tiene un eco… ya veremos, dijo el ciego.