Imagina que estás en un concierto de una banda tapatía y te preguntas cómo se escucharían tocando una canción de algún otro grupo internacional. En algunos casos lo hemos vivido y nos hemos llevado grandes sorpresas. Ahora llevémoslo al siguiente nivel, ¿qué pasaría si esa misma banda realiza un tributo completo de ese otro grupo internacional? Estas algunas ideas de cuáles encajan perfectamente, recuerda que se vale soñar. ¿Se te ocurre alguno?

¿Qué te parece a Cuca homenajeando a Black Sabbath? Quienes conocen a José Fors saben que es un fanático empedernido de la banda más importante en la historia del heavy metal, por lo que no es una idea nada descabellada, y por si fuera poco hasta camina como Ozzy Osbourne. Por otro lado, imagínate la fuerza con la que Nacho González toca la batería. Sin duda tiene la capacidad de añadir la misma intensidad en el ritmo que caracterizó a Bill Ward. Y no nos olvidemos de Carlos Avilez y su precisión para tocar el bajo como lo hace Geezer Butler. De hecho ya nos dieron una probada durante su 20 aniversario.

Otra buena combinación sería entre The Whitest Boy Alive y Technicolor Fabrics. Es inevitable no pensar en la primera cuando escuchas a la segunda, sobre todo por el disco Run… The Sun Is Burning All Your Hopes. Además de que han tenido la oportunidad de compartir escenarios, coinciden a la perfección en la sencillez de sus propuestas, son excelentes para conducir y liberarte del estrés que implica el tráfico y también para bailar un poco.

Abróchate el cinturón, aquí viene una buena. ¿Qué opinas de Maná homenajeando a The Rolling Stones? Aunque no lo creas, ese es el ejemplo a seguir de Fernando Olvera cuando era niño. Alguien nos contó que cuando estaba buscando un baterista para el grupo, invitó a Jorge “Chiquis” Amaro (quien años después se convertiría en baterista de Fobia, Neón, Rostros Ocultos y Kenny y los Eléctricos) y Fher le dijo que “ellos iban a ser como Jagger, Richards, Watts y Wood; que iban a viajar y tocar por todo el Mundo. Te guste o nó, después de 30 años Maná es uno de los casos más populares del rock tapatío. Y no, no estamos hablando de gustos, sino de éxito.

Este viernes veremos a Azul Violeta rindiendo tributo a Led Zeppelin sobre el escenario del C3 Stage, en lo que será una versión completa de la probada que tuvimos en el pasado Rock X La Vida. Durante su participación en el festival nos dimos cuenta de lo que es capaz este grupo emblema de la escena de Guadalajara (y también a nivel nacional). Sabemos que es casi imposible que un mortal iguale el timbre de voz que posee Robert Plant, pero también es cierto que Ugo Rodríguez tiene todo lo necesario para ser un frontman de primer nivel; en las cuestiones musicales escuchamos que Alex“Ork” Pérez, Iván González, Yuri González, y Andrés Shaboomy Lozano pueden cambiar la sutileza y suavidad que oímos en “Éxtasis” y “Tu luz” por una técnica dura, similar al enfoque que Jimmy Page, John Paul Jones y John Bonham tenían de sus instrumentos.

¿Recuerdas a Porter en sus primeros años con todo y sus disfraces y el concepto visual que no dejaba de sorprendernos? Con esos detalles serían perfectos para honrar las locas ocurrencias de Wayne Coyne y The Flaming Lips, como las botargas que salen a bailar cuando tocan “Yoshimi Battles the Pink Robots”. Tampoco podemos omitir su rock lleno de psicodelia que nos hace alucinar y viajar a mundos desconocidos.

Por último tenemos a Disidente y su grunge intenso que los convierte en la agrupación tapatía ideal para hacer un homenaje a Pearl Jam. Alex, Pedro, Hugo y Gustavo siempre han aspirado en ser la versión mexicana de Motörhead pero, más que en Lemmy Kilmister. Naturalmente su estilo nos hace pensar en la banda de Eddie Vedder, sobre todo en la pasión y energía que derrochaba en sus años de juventud.

Comentarios

Comentario